viernes , 22 septiembre 2017
Inicio / Beisbol / Beisbol Internacional / MLB / Entrevista a Miguel Montero, catcher de Chicago Cubs

Entrevista a Miguel Montero, catcher de Chicago Cubs

Miguel Montero, Chicago Cubs (AP Photo/David J. Phillip)

Entrevistamos a Miguel Montero, catcher de Chicago Cubs, vencedor de las World Series de este 2016 y dos veces all-star.

Hola Miguel, antes de nada felicitarte por el campeonato, ha sido una final espectacular, de las que hacen historia y afición. ¿Cómo te sientes ahora que ha pasado todo?, ¿como va la resaca?

Bien, ahora ya en casa, en Arizona tratando de relajarme. Hacía mucho tiempo que no estaba aquí y tengo muchas cosas atrasadas por hacer. Por fin llega la vida normal.

Hablando de afición, ¿cómo se respira el título en Chicago?

Ha sido una locura, me imagino que es como cuando allí gana el Barcelona. La celebración ha atraído a más de cinco millones de fans, una de las que ha congregado a más gente en la historia, la séptima del mundo. Imagínate, muy emocionante, un sueño hecho realidad. Todos queremos llegar a ganar una serie mundial y nosotros lo logramos.

Han sido demasiados años de espera, muchas maldiciones como la de la cabra, momentos como el incidente de Steve Bartman, predicciones en Regreso al futuro… pero finalmente ha llegado. Demasiada superstición rodeando al equipo.

Sí, demasiada. La gente estaba excesivamente preocupada por la cabra y por todas estas historias. Pero el equipo se olvidó de estas cosas, nos enfocamos en jugar y los resultados ya se han visto.

Llegaste a los Cubs cuando llevaban cinco años quedando últimos de su división, con más derrotas que victorias. En 2015, con tu llegada, todo empezó a cambiar y ahora sois campeones del Mundo. Tú que has vivido la evolución, ¿cuáles son los factores del cambio que os han hecho un equipo ganador?

Un factor importante ha sido el pitcheo. Siempre hemos tenido buen pitcheo pero este año lo hemos fortalecido con John Lackey. También ha sido importante la inclusión de Heyward, una pieza importante para el equipo. Quizás no ha llegado al nivel ofensivo que todo el mundo esperaba pero ha estado muy bien en el defensivo y su actitud ha sido impecable, un líder que nos ha ayudado a todos a mejorar. Los jugadores jóvenes que debutaron el año pasado ya sabían en su segunda temporada lo que era llegar lejos en unos playoffs, a pesar de que la campaña pasada nos quedamos a medio camino. Ya sabían contra qué iban a jugar, con qué ambiente se iban a encontrar. Siendo jóvenes como eran crecieron muy rápido y este ha sido uno de los factores importantes que nos han ayudado.

¿Hay alguna explicación para que este equipo haya tenido que esperar 108 años sin ganar un título?

La verdad es que no tengo ni idea. Cuando jugaba contra los Cubs siempre decíamos que igual llegaban cansados en Agosto, por jugar tantos juegos de día. Pero una vez empecé a jugar con ellos me acostumbré, hasta se me hacían aburridos los partidos por la noche. Los partidos de noche pasas todo el día en el estadio preparándote mientras que los de mañana llegas al estadio a las 9 o 10 de la mañana y a las 16 ya estás en tu casa con tu familia y te acuestas temprano.

Me sigue costando decir que sois campeones del Mundo. Siendo venezolano, y teniendo una liga potente en tú país. ¿Estás de acuerdo con que en EEUU se llamen las series mundiales como si no hubiera más mundo fuera de sus fronteras?

No es como el fútbol. El fútbol tiene niveles grandes en España, Alemania, Inglaterra, o Italia y solo en Europa. El béisbol en cambio el nivel más alto está en Estados Unidos, en Japón tienen nivel pero no tanto como en EEUU. Le llaman serie mundial porque antiguamente solo se jugaba a béisbol en Estados Unidos y en parte de Latinoamérica. Ahora el béisbol está creciendo poco a poco en Italia, Holanda, Alemania, pero no es un deporte que la gente siga. Te quería preguntar, ¿dieron la serie mundial por televisión en España?

Lo daban en canales de pago, yo en mi caso lo vi gracias a mi suscripción a la web de la MLB. Hicimos una retransmisión en directo en Mundodeportivo.com, siendo el único medio español en hacerlo y con muy buena audiencia. Aquí de momento hay poca afición, pero la poca que hay es muy fiel.

También están viniendo muchos venezolanos a vuestro país, este puede ser uno de los factores que puede hacer crecer el deporte en España, pero tardará tiempo en que el béisbol sea un deporte más conocido. Yo creo que por eso la Major League Baseball está intentando hacer partidos de temporada a nivel mundial, por eso ahora está pensando en hacer juegos en Europa, se hablaba de una serie de tres en Londres para promocionar el béisbol por el mundo.

Sí, pero costará mucho. Aquí manda demasiado el fútbol. La final del europeo absoluto en la que España obtuvo la medalla de plata no tuvo nada de repercusión en los medios.

Una pena. A mi manera de ver va a ser muy difícil que el béisbol llegue a ser muy grande en países donde ahora no lo es. Por ejemplo, hay varios colombianos en grandes ligas pero el fútbol sigue mandando allí. ¿Cómo es que a ti te dio por el béisbol?

Fui voluntario Olímpico en Barcelona’92 en el campo de béisbol de Viladecans. Me encantó este deporte, y al acabar fui a probar este deporte con el club de mis amores, el Barça, que por entonces tenía sección de béisbol. Jugar a béisbol y en el Barça, qué más podía pedir.

Yo estaba en España en esa época, en Canarias, pues mi padre es de allí y pasamos las vacaciones en la isla.

Veinte años después he vuelto al club, ahora CB Barcelona, y ya jugamos mis hijas, mi mujer y yo. Ella y yo a softball slowpitch.

¡Qué bien¡ El slowpitch es muy entretenido. Yo juego también a slowpitch en Arizona, todos los martes entre amigos, cuando acaba la temporada, para pasar el rato.

Teniendo en cuenta que el slowpitch está pensado para facilitar el bateo, debes ir a home run por turno al bate

No, porque yo que bateo a la zurda y me hacen batear con la derecha, para hacerlo más entretenido.

Vamos a hablar del séptimo partido de las series finales. ¿En algún momento pensaste que se os escapaba? Porque empezasteis muy bien pero en la octava todo pareció cambiar con el empate.

Sí, obviamente pensamos que se nos iba a escapar de las manos. Cuando tienes el marcador a tu favor y te empatan se te cae el alma al suelo, en cambio al equipo contrario le sube la confianza. La gente habla de mala suerte, de la cabra, pero tuvimos mucha suerte cuando llegó la lluvia y nos dio unos quince minutos para tomar aire y motivarnos otra vez. Luego, en el noveno inning cuando me tocó entrar de catcher con Chapman con 6-6 lo hice en el peor momento, en las peores condiciones, porque no había catcheado ni un solo inning en todas las series mundiales y de repente tengo que entrar en el momento más difícil del juego. No tenía mucha idea de cómo teníamos que pitchear a esos lanzadores y Aroldis Chapman tenía la moral por los suelos porque le acababan de hacer las tres carreras del empate. Tenía además el lío encima de que si nos hacían una carrera se acababa el partido. Demasiada presión, pero logramos sacar el 1-2-3, luego anotamos dos carreras en el décimo inning y ellos aún tuvieron tiempo de hacer una más. Suerte que sólo fue una y pudimos ganar la serie mundial.

Joe Maddon confió en ti en el momento más delicado, como comentas Aroldis Chapman estaba pasando por momentos complicados habiendo perdido una ventaja de tres carreras. ¿Por qué crees que Maddon creyó que podías ayudar a Chapman?

Yo no creo que me escogiera, me puso porque no tuvo otro remedio. En la novena dieron base por bolas a nuestro catcher y fue substituido por un corredor emergente. Fue por eso que él me dio entrada, no porque pensara que le podía ayudar.

Aroldis Chapman (izquierda) habla con el catcher Miguel Montero en la novena entrada contra los Cleveland Indians en el séptimo partido de las World Series Ken Blaze-USA TODAY Sports
Aroldis Chapman (izquierda) habla con el catcher Miguel Montero en la novena entrada contra los Cleveland Indians en el séptimo partido de las World Series Ken Blaze-USA TODAY Sports

Pues le salió muy bien la jugada, aunque fuera sin querer. Porque hiciste variar el repertorio de Chapman que empezó a lanzar sliders. 10 sliders y solo 4 rectas en la novena para eliminar a tres bateadores seguidos. ¿Por qué esta acertada pero arriesgada decisión, crees que se abusó del brazo de Chapman en las series?

Todos los bateadores esperaban su recta, y su recta ya no era la misma que hacía unas semanas. Lo habían usado demasiado, estaba cansado. Cuando yo entré le dije que la recta se la estaban bateando cómodamente, que teníamos que probar con sliders. Teníamos que cambiar la manera de lanzarles porque sino íbamos a perder. Le comenté que olvidara su manera de pitchear y que lanzáramos lo que le proponía o nos enviaran para casa bien pronto. Fueron tres outs larguísimos, se me hicieron muy largos.

Y a la vuelta de la lluvia, con corredor en tercera y segunda los Indians deciden dar base por bola intencionadamente a Russell y llega tu turno al bate. Parece que Terry Francona (manager de Cleveland Indians) no vio el partido en el que hiciste un Grand Slam contra los Dodgers.

Sí, parece que no sabía muy bien cuál era mi carrera al bate con bases llenas.

Bateaste un single y subió el 8-6 en el marcador. ¿La sensación al pisar primera fue solo de alegría o hubo algo de rabia? Porque no has tenido muchas oportunidades esta temporada.

Sí, fue algo mixto. Alegría porque obviamente ayudé al equipo a ganar pero rabia porque sé que podría haber ayudado mucho más de lo que me habían dejado durante la temporada. Pero bueno, así es este deporte. No todos pueden acabar contentos, no puede complacerse a todos, y lamentablemente me tocó a mí recibir. Afortunadamente me tocó batear en un turno importante en las series mundiales.

Suerte de este turno al bate, pues a pesar del título, para ti no ha sido una temporada fácil. Tu papel en el equipo este año ha ido de más a menos. Incluso se llegó a rumorear tu marcha, o que no estarías en el roster de postemporada, donde solo has sido titular en dos juegos. ¿Ha compensado el campeonato todos los malos momentos?

Sí, no tan solo ha sido el turno al bate. Ha sido el poder catchear, no lo había hecho en todas las series. Uno de los factores por los que me trajeron a los Cubs es mi capacidad para manejar a los lanzadores. No poder demostrarlo en las series fue amargo, una situación muy incómoda. Pero bueno, ya hemos ganado, ya pasó y ahora toca mirar hacia el futuro a ver qué pasa el próximo año.

¿Quién ha sido tu principal apoyo en el dugout en estos momentos de bajón?

Me llevo bien con todos, pero mi apoyo principal en el equipo es Henry Blanco. Es una de las personas que más me ha apoyado en todos los sentidos, me ha dado mucha moral. Siempre hablamos, si no lo hubiese tenido conmigo este año tan duro hubiese sido aún mucho más difícil. Este año se me ha hecho muy largo, pero él me lo ha acortado un poco.

¿Crees que Maddon ha sido correcto contigo, te ha ido explicando durante la temporada sus expectativas respecto a tu papel en el equipo?

Él nunca me ha dado ningún tipo de explicación, nunca me puso al corriente de cuál era mi rol. Llegaba al estadio y no sabía si iba a jugar. Eso es muy incómodo para un jugador, más para uno con mi experiencia. No saber si vas a jugar o no, no saber absolutamente nada. Me imagino que en el fútbol los jugadores ya deben saber un día antes si juegan o no para así prepararse mentalmente. Aquí ahora nada. Yo estaba acostumbrado durante toda mi carrera a saber con antelación si jugaba o no, saber un poco más cuál era mi situación en el equipo. Pero desde el año pasado que se acabó la comunicación. Cuando le mostraba mi malestar y le pedía más comunicación le entraba por un oído y le salía por el otro. Como cuando se lo digo directamente a él no me escucha lo digo en los medios a ver si así lo hace.

Esta postemporada siempre que has tenido la oportunidad de jugar has respondido. El Grand Slam que abrió el camino a las series vino de un pinch hit, en la final tu labor como receptor y al bate fue crucial para la victoria final.

Sí, pero ya te digo, me ha puesto a jugar cuando no ha tenido más remedio, cuando no le quedaba otra opción. No es que haya confiado en mi en realidad, era lo único que le quedaba y he ido a salvarlo un par de veces.

¿Crees por eso que tendrás tu recompensa el año que viene, más cuando Ross ya ha marchado y puedes recuperar algo de protagonismo?

En realidad me da igual, me quedan un par de años como jugador y luego a estar con la familia. No quiero desgastar mi mente y lo poco que me queda de físico para complacer a nadie. Me gusta hacer las cosas bien para complacerme a mí mismo. No puedo hacer feliz a todo el mundo.

Me quedan un par de años como jugador y luego a estar con la familia

Algo que sí te reconoce Maddon es tu labor de mentor con el joven catcher Willson Contreras, ¿te ves preparado para competir con él por la titularidad en la receptoría?

Sí, pero yo no competiré con nadie, en todo caso conmigo mismo queriendo hacer las cosas mejor. Contreras es un muchacho joven que tiene un futuro brillante, esperemos que lo aproveche. Las herramientas físicas son importantes pero las mentales lo son aún más para el deporte. Esperemos que esas también las desarrolle rápido y pueda ser un jugador muy bueno para muchos años.

Has sido dos veces All-Star, has ganado un título mundial. ¿Qué te queda por conseguir?

Ver en un partido entre el Real Madrid y el F.C. Barcelona en el campo.

Ahora ya podemos decir que un pelotero con sangre española ha ganado un anillo de Serie Mundial. En España aún hay quien dice que el béisbol es lento y aburrido. No debió ver la final. ¿Qué les dirías a toda esta gente para convencerles de que el béisbol es un gran deporte?

El béisbol es un deporte diferente. Tienen que verlo y aprenderlo. Aprender las reglas es lo más incómodo pero una vez las conoces es muy entretenido. No es solo dar patadas aquí y allá, sino crear estructuras de juego. Del futbol también se puede decir que es darle patadas a una pelota, que los jugadores se caen sin que les hagan nada, sin que les toquen los ves por el suelo revolcándose. Para gustos los colores. Me gustaría que el béisbol se viera más en España, donde mis padres crecieron, el país del que tengo la nacionalidad. Cuando fueron a Venezuela se enamoraron del béisbol porque lo vieron más a menudo y fruto de eso salí yo y ahora tengo la gran bendición de jugar las Grandes Ligas y haber ganado un anillo de campeón mundial.

Muchas gracias por tu tiempo, Miguel, mucha suerte en tu próxima temporada.

Gracias a ti, a ver si nos vemos algún día por Barcelona.

Te puede interesar

Josh Donaldson celebra la carrera que da el paso a la NLCS a los Blue Jays (Chris Young - Chris Young / AP)

Los Blue Jays el primer equipo clasificado para las ALCS

Los Toronto Blue Jays han eliminado por la vía rápida a los Rangers, ganando los …

Un comentario

  1. Buena entrevista y buen tipo Miguel respondiendo con una buena dosis de sinceridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *